Posteado por: drdiegocohen | septiembre 1, 2009

Características esenciales del Trastorno Límite de la personalidad. El problema de los rasgos de carácter

Dalí

Todo trastorno en el campo de la psiquiatría para ser reconocido y definido debe poder ser estudiado desde los siguientes puntos de vista:

1) características clínicas, implica la descripción del desorden y cómo se presenta en general en los pacientes;
2) evolución en el tiempo;
3) antecedentes familiares;
4) delimitación de otros trastornos y
5) estudios de laboratorio y/o imágenes cerebrales.

En este apartado me voy a referir brevemente a las características clínicas del trastorno desde el punto de vista descriptivo. La cuestión esencial para entender el TLP es considerar la amplificación y rigidez de rasgos de carácter (ésta sería la definición de trastorno) de alguna manera normales en todas las personas, pero que en el TLP se acentúan y generan un grado importante de malestar y sufrimiento para el paciente mismo y sus principales relaciones, ya sea en el trabajo o en el campo laboral.

Resulta un buen ejercicio, pero algo extenso para esta presentación, resumir rasgos de carácter patológicos presentes en estos pacientes. Un autor norteamericano, autoridad en la materia, ha encontrado más de 500 rasgos de carácter maladaptativos (en la práctica se presentan como síntomas) presentes en los pacientes TLP.

Como ejemplo consideremos, siguiendo a este investigador, el rasgo “capacidad para cooperar”. Desde un extremo habría individuos desafiantes, egoístas, no cooperativos hasta otro extremo de individuos aparentemente muy cooperativos; sin embargo, si los observamos profundamente veremos que se trata de un exceso de “cooperatividad” que podría reflejar una actitud algo servil que tendría como objetivo ser aceptado y querido aunque para esto deba pagarse cualquier precio.

Vuelvo a señalar que una de las tendencias más modernas en el estudio de las manifestaciones clínicas de este trastorno es el de la exageración de los rasgos de carácter o de personalidad que empleados de otra manera se consideraría rasgos deseables o positivos, ya que hacen que la persona que los posee se acepte a si misma y por lo tanto mejore su relación con los demás generándose de esta manera un círculo virtuoso de buenas relaciones.

He elegido adrede el factor capacidad para cooperar, ya que recientemente se publicó en una de las mejores revistas de ciencia del mundo (Revista Science) un estudio que demuestra que para los demás, los individuos que padecen TLP resultan poco confiables. En el modelo estudiado se ponía a prueba la capacidad de ciertos pacientes TLP para incrementar una suma de dinero que le era dado por un grupo de personas sin trastorno de la personalidad. Invariablemente, los pacientes TLP devolvían menos dividendos, es decir se mostraban menos cooperativos y ciertamente egoístas.

Durante estas pruebas, se activaron en los pacientes TLP ciertas áreas cerebrales. Este ejemplo demuestra aquello que se conoce como emociones sociales basadas también en un “cerebro social”, una persona socialmente sensitiva llega a comprender que si es generosa con otra persona contribuye a crear confianza en el vínculo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: